Zero

Por: JulioAlberto

Después de la explosión de la vanguardia en las primeras décadas de 1900, la poesía en el Perú estuvo marcada por la aparición de dos generaciones: la del 50, salidos en su mayoría de los claustros sanmarquinos y la del 60, relacionada mayormente a la PUCP. A inicios del 70 hizo su irrupción Hora Zero, provenientes de la por entonces recientemente creada Universidad Federico Villarreal; este nuevo grupo de poetas vendría, de alguna manera, a terciar dentro del movimiento poético en Lima. Si bien Hora Zero empieza su actividad en Lima, propondrán una descentralización en el quehacer poético peruano intentando darles una mayor voz a los escritores de provincias. Antes de Hora Zero, existieron en la misma época otros grupos que se enmarcaban en alguna ideología determinada, por ejemplo tenemos a Gleba o Estación Reunida. Los “horazerianos” marcaron también un nuevo quiebre al aceptar dentro de sus filas a poetas de distintas ideologías y tonos políticos en concordancia con su afán democratizador y descentralizador. Democrático, a pesar de tener a Jorge Pimentel como principal eje rector dentro del movimiento a lo largo de su existencia; Enrique Verástegui funcionará como mediador, luego de la salida de Juan Ramírez Ruiz, en disputas que se generaron dentro del colectivo además, de ser el poeta que más atención ha recibido por parte de la crítica nacional y extranjera. Si bien la producción del movimiento (grupo Hora Zero) ha sido destacada como un intento de renovación dentro de la poesía peruana de la década del 70, la misma no ha sido objeto de un exhaustivo estudio, tan sólo ha sido mencionada en innumerables reseñas, entrevistas y artículos periodísticos, en el mejor de los casos. Hora Zero es considerado por algunos como un simple grupo de jóvenes inconformes e incendiarios capaces de renegar de toda la tradición literaria anterior, sin tener mayor mérito que ser el eco de los cambios sociales producidos por las migraciones hacia la capital. Dentro de este movimiento destacará la figura de Juan Ramírez Ruiz como fundador, junto a Jorge Pimentel. Ramírez Ruiz publicará su primer poemario Un par de vueltas por la realidad en 1971 en el que manifiesta las primeras intenciones del grupo en cuanto a romper con la tradición poética anterior, rescatando únicamente a Cesar Vallejo; y buscar representar las circunstancias en las cuales se ve sumergido el hombre. Así por medio de una búsqueda de identidad se forjará una nueva forma de poesía cuya formación identitaria, al no poder realizarse en un nivel étnico, económico y social, buscará afianzarse por intervención del cuerpo, que logra una relación directa con las circunstancias adscritas al hombre, las cuales son el ingrediente necesario para la renovación poética propuesta por Ramírez Ruiz y su grupo. El cuerpo funcionaría como la extensión y parte necesaria del acto creador que el artista deberá buscar. Se entiende al acto creador como todas las manifestaciones del poeta, ya sean en sus escritos o en cualquier acción que realice, así estas acciones deberán buscar un cambio en su medio circundante, lo cual se logrará por la mediación corporal.

Anuncios

Un comentario en “Zero

  1. Today, while I was at work, my cousin stole my iphone and tested
    to see if it can survive a 40 foot drop, just so she can be a youtube sensation. My apple ipad is
    now broken and she has 83 views. I know this is totally off topic but
    I had to share it with someone!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s