La mejor estrategia contra el hostil mundo de los zombies

Por: Alberto Luna

Uno de mis subgéneros favoritos se encuentra dentro de uno de mis géneros menos preferidos, estoy hablando de las películas de zombis ubicadas dentro del rubro del terror, este último, salvo notables excepciones, me parece bastante flojo, quiero decir que es difícil sorprenderse cuando uno va a ver alguna película parametrada como tal. Así que para hoy comentaré lo que considero un verdadero aporte, desde mi punto de vista, a la temática zombi, una película que carga de frescura y le da una nueva perspectiva al ya conocido tópico de los muertos que andan por la tierra canibalizando a los que todavía quedan vivos.

Para empezar intentaré teorizar o darle un aspecto medio de ensayo procurando desarrollar un poco los temas que plantearé, inicialmente quisiera reflexionar brevemente sobre los zombis que conocemos en la actualidad. El zombi nace de una tradición vudú caribeña en la cual, mediante algún tipo de magia negra (que podría ser rastrada hasta el continente africano probablemente), se daba vida a un cadáver y se le convertía en un sirviente sin voluntad, sin embargo es a partir de la legendaria “Night of the living dead” donde los muertos andantes toman la forma que más o menos conocemos hoy, es decir como seres incontrolables con un hambre insaciable de carne humana, con el tiempo se les dotaron de algunas características extras, la más notable definitivamente fue la capacidad de correr y otras más infames como el desarrollo de emociones. Este subgénero no ha evolucionado mucho desde la época, y es aquí donde llega el punto de quiebre, me refiero a la película en la que me centraré: “Zombieland”. Hasta antes de esta película y basándome en la películas de zombis que conocía, que tampoco son escasas, aquellos que intentaban actualizar o aportar a los films de zombis se me ocurre que no estaban observando todo el panorama, sólo se concentraban en el factor principal de los mismos (sí, me refiero a los zombis), cualquier posible modificación del formato parecía ajena al resto de elementos que componen una trama zombi, como los Supervivientes por ejemplo.

¿Qué sucede en Zombieland? En la película aparecen cuatro personajes un tanto arquetípicos, el chico nerd y antisocial que logra sobreponerse a la crisis mediante un sencillo pero eficiente sistema de reglas las cuales cumple con devoción neurótica, el tipo duro y valiente que disfruta cazando zombis mientras busca un tipo de golosina y dos hermanas bandidas que usan sus habilidades como estafadoras para abrirse paso en el nuevo mundo post-apocalipsis. Lo verdaderamente importante dentro del film es la visión que tiene los guionistas y, seguramente también, el director sobre los roles que deben desempeñar los protagonistas con respecto a la idea de la supervivencia, relajando la atmósfera del mundo después del colapso social con una nada despreciable carga de hilaridad sin hacerle perder el peso característico del género. ¿Qué es lo que entendemos como supervivencia? Desde mi punto de vista el termino sugiere mantenerse al margen de la muerte, es decir, tener el sustento mínimo necesario para permanecer con vida, ya conocemos lo que representa eso en un panorama de muertos andantes: comida, agua, armas y algún lugar seguro; lo interesante deZombieland es que la supervivencia de los cuatro personajes, en determinado momento, sobrepasa la frontera de lo-mínimo-necesario y ellos comienzan a disfrutar, en la medida de lo posible y sin caer en lo ridículo, su tránsito por el nuevo orden de las cosas. La situación parece más fácil de sobrellevar cuando cambian su perspectiva, cooperando entre ellos, haciendo las cosas más lúdicas, en otras palabras se podría decir que dejan de sobrevivir y procuran continuar viviendo, sin las comodidades de un mundo normal pero haciendo lo posible para eliminar la tensión típica de la situación. Este clima es una de las cosas que más me gustan del género, pero en esta ocasión no presento ninguna queja ya que me parce perfectamente reemplazado y sostenido a lo largo del desarrollo de los acontecimientos, los personajes no se tornan inverosímiles en ningún momento y, lo más importante, es que a pesar de plantear un formato de contrariedad ante lo adverso de los acontecimientos no caen en el antipático y acartonado papel del guerrero americano tan agotado en tantos géneros diferentes.

Lo mencionado le da un matiz algo desaliñado pero agradable a la película, es éste motivo precisamente el que ha dificultado bastante el poder ponerlo un rótulo a la misma, catalogada como acción, comedia o aventura por diversas fuentes, cualquiera excepto terror.

Les dejo una de las escenas más interesantes de la película, una que trae esa combinación fantástica de música clásica y violencia, la cual nos deja un gran mensaje: “Disfruta las pequeñas cosas de la vida, aunque esto represente romper un montón de otras pequeñas cosas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s