El detective Roberto Bolaño

Por: Jesus Delgado

La aparición de Los detectives salvajes en el ámbito literario significó para su autor, Roberto Bolaño, el éxito postergado y la atención internacional de la crítica. Luego de 45 años de vida trashumante entre Chile, México y España; pudo conseguir la tranquilidad económica que tantas veces pareció esquiva y, sin embargo; tuvo que paliar con trabajos – cada uno más extraño que otro – que van desde lavaplatos, vigilante nocturno, basurero, descargador de barcos y hasta ganando concursos literarios. Fueron cinco años de boga fugaz. Desde la obtención de los premios Herralde y Rómulo Gallegos en1998 y 1999 consecutivamente hasta su muerte a causa de una cirrosis hepática en el 2003. Es así que apareció su leyenda que adquirió una dimensión impensada después de su muerte y que es revivida periódicamente a causa de publicaciones póstumas encontradas en sus innumerables archivos dejados antes de morir.

Los detectives salvajes es un libro atípico desde todos los puntos de vista. Más de 600 páginas donde desfilan tantos personajes como escenarios y anécdotas dentro de una historia general que pareciera ser imprecisa, sin embargo ésta muestra el progresivo derrumbamiento de una generación bajo el pretexto de formas sub-literarias como la  novela policial, el diario y el testimonio. La novela es un homenaje a sus inicios literarios en México, a su pasión por la poesía encarnada en el movimiento Infrarrealista iniciado junto a su inseparable amigo Mario Santiago Papasquiaro y seguidos por un grupo de jóvenes dispuestos a rechazar la tradición mexicana encabezada por Octavio Paz. Es precisamente este movimiento el que Bolaño se encarga de retratar bajo el nombre del Real visceralismo, siendo Arturo Belano su alter ego y Ulises Lima su otro aliado.

La novela está dividida en tres partes. La primera parte titulada Mexicanos perdidos en México, es el diario de Juan García Madero, un aficionado a la poesía que es invitado a formar parte del Realismo Visceral. La fecha que fija el punto de partida es el 2 de noviembre de 1975, y nos presenta al grupo liderado por Belano y Lima en todo su esplendor: Un grupo de adolescentes marginales cada vez más atrapados en  el infierno de la capital mexicana; así también con las distintas relaciones amorosas que enfrenta el autor del diario, mientras paulatinamente se va alejando de su familia para convivir con una de sus parejas. Todo esto se ve interrumpido abruptamente  el 31 de diciembre de 1975 cuando García Madero escapa con Lupe, una prostituta que busca librarse de su proxeneta, y aprovechan el viaje de Belano y Lima para escapar con ellos a tierra sonorense a la búsqueda de Cesárea Tinajero, una poeta desaparecida repentinamente y supuesta predecesora del grupo visceralista.

La segunda parte, Los detectives salvajes, constituye el cuerpo central de la novela. Es una
búsqueda literaria extensa y abarca veinte años de testimonios de personajes que en algún momento se vincularon con Arturo Belano y Ulises Lima entre los años de 1976 – 1996 a través de diversos países y continentes. Esta visión fragmentada tiene como misión explicarnos la progresiva degradación de los personajes y el difícil cambio a la adultez. Los testimonios son textos abiertos que permiten innumerables lecturas. El fracaso de sus ideales por una búsqueda fallida en distintas partes del orbe es una constante dentro de este segmento. No se trata de personajes que logran el éxito, sino de fracasados que sin embargo no dejan de intentar mejorar su situación; de marginales que no tienen cabida en la oficialidad. Se registra los pormenores de anécdotas, sin relación entre ellas, muchas veces intrascendentes y a su vez desfilan una serie de personajes, algunos de ellos, reconocibles como Carlos Monsiváis, Juan Marsé u Octavio Paz y otra variedad de personajes plenamente reconocibles dentro del círculo cercano al autor. Se alternan estas historias para componer verdaderos universos narrativos casi autónomos y a la vez hilvanar el hondo sentimiento sin importar el lugar donde se recoja el testimonio; sea Austria, España, Israel o el África.

La tercera parte, Los desiertos de Sonora, nos devuelve a la búsqueda de Cesárea Tinajero retomando el diario de García Madero desde el1 de enero hasta el 15 de febrero. Es una constante búsqueda y persecución en un paraje tan desolado y característico de la frontera con Estados Unidos. La figura del narrador, García Madero, y Lupe, la prostituta, se irán volatizando hasta confundirse con lo fantasmal. Finalmente, se logra dar con el paradero de la poeta perdida, pero su muerte, en un confuso incidente en medio del pueblo de Villaviciosa, alterará irrevertiblemente la condición de los personajes: La muerte de Tinajero, desencadena la huída de los poetas y en consecuencia la desaparición de los visceralistas en México, producto del viaje que emprenden por el mundo cada uno siguiendo su propio rumbo y objetivo. De esta situación nos enteramos en la segunda parte, antes de saber de la muerte de Tinajero, y a través de los testimonios de los otros personajes que los conocieron.

En Bolaño es posible advertir la condición de expatriado, que es la misma que embarga a sus personajes así también como las situaciones límites a la que se encuentra el ser humano. En la obra no existe una historia concreta y mucho menos un desenlace que resuelva toda duda. Todo esto tiene su correspondencia en el marco ideal que es México, tanto en la ciudad como en el desierto, para ser el colaborador idóneo de toda la efervescencia contenida en cada uno de los personajes. Es  por este logro que muchos consideren a Los detectives salvajes como la mejor novela escrita por un extranjero sobre México, al mismo nivel de Bajo el volcán de Malcolm Lowry, sin embargo no hay dudas que nos encontramos ante una gran novela que retrata el sentir de toda una generación no exenta de frustraciones en latinoamérica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s