Fight Club, novela pensada para la pantalla

Por: Alberto Luna

Con seguridad muchos habrán ido al cine con una gran expectativa al enterarse que alguno de sus libros favoritos había sido adaptado a este formato y en más de una ocasión la desilusión, la ira, las nauseas y un popurrí de sensaciones desagradables se habrá apoderado de ustedes. Es un efecto normal, definitivamente existen casos aparte, pero siempre que converso con algún crítico-fan de la obra adaptada el resultado es el mismo, disgusto en mayor o menos medida, pero disgusto después de todo. Lo que pretendo tratar hoy es sobre el éxito de una adaptación en particular. Deseo analizar cuáles son los puntos que han favorecido la fidelidad y respeto por el texto que da origen al filme mostrando de esta manera un gran trabajo al extrapolar un relato de un formato a otro.

El texto que da origen a este ensayo, estudio, artículo o como se le quiera llamar es Fight club (“El club de la pelea” para Latinoamérica y “El club de la lucha” en España), en realidad debería hablar de los textos, el libro y la película, en fin, Fight club película, de David Fincher es, desde mi punto de vista y sin miedo a equivocarme, un clásico moderno, una obra de culto justamente valorada. No hablo exclusivamente de la historia, es más que eso, es el audaz ritmo narrativo, las actuaciones que dan vida a los personajes ácidos y desencantados, la banda sonora y la perfecta contextualización de la misma a finales de los noventa, en pocas palabras, es toda una joyita del cine contemporáneo. Pero unos años antes que aparezcaFight club película existió un Fight club libro, de Chuck Palahniuk, una obra de perfil bajo y que ha llegado a mí casi 15 años después.

El problema inicial de las adaptaciones, que es similar al de los remakes en cine y televisión o covers en el ámbito musical, es la primera mirada, normalmente sin importar de que se trate, lo primero que llega a nosotros es lo que más gusta, es el efecto de la primicia, de esta manera, si alguien escucha primero Smooth criminal de Alien Ant Farm, es probable que luego le cueste adaptarse a la versión original del desaparecido Michael Jackson, sin importar los argumentos sobre lo clásico, lo original, la calidad musical, etcétera, el efecto primicia ya se disparo y es complicado contrarrestarlo. Entonces, ahora me sucede lo mismo y eso complica realizar un análisis objetivo (aunque bien podría decir “un análisis positivamente subjetivo”, pero ese es otro tema) ya que, como la mayoría, primero accedía a la película y después, mucho después, al libro de la obra que vengo citando desde el párrafo anterior. A pesar de esta suerte de conflicto investigativo me lanzaré a exponer los puntos que dan la genialidad de toda esta producción y aseguran su éxito tanto literario como cinematográfico.

1. Buena aplicación de la lógica: Es conocido que un mal guión, no genera necesariamente una mala película, también existen casos en los que un guión brillante es echado por tierra durante la filmación. Con Fight club ocurre algo muy curioso, el libro es demasiado cinematográfico, es como si estuviese escrito en planos y ángulos de cámara aunque no posee grandes descripciones de entorno, pero su agilidad para avanzar y desarrollar la historia si tiene mucho del estilo cinematográfico de la época, expuesto porTarantino años antes y que también adoptará Ritchie con su producción, como el caso de Snatch, por mencionar algún ejemplo. Entonces se trata de simple consecuencia, una transición lógica prácticamente, un libro muy cinematográfico producirá una película muy literaria.

2. Temática e impacto: El consumismo, la mediocridad en el mundo laboral, la pérdida de los conceptos primitivos sobre la masculinidad, el impulso anarquista latente dentro de todos, la frustración y la autodestrucción, la violencia explícita, son los temas que se sobreexponen a lo largo de Fight club, teniendo escaso reparo para tocar temas un tanto escabrosos como el aborto o el suicidio, todo esto tendrá la capacidad de estrellarse a gran velocidad contra el espectador-lector, el mismo que se sentirá identificado, teniendo en cuenta que a fines de los noventa los miembros de la generación X ya habían envejecido y comenzaban a notar las carencias que tenían mientras la generación Y se abría paso, la misma que arrojará jóvenes profesionales o “yupis”, hombres de éxito, es decir.

3. Excelente reparto: no puedo decir nada sobre los actores que dan vida al cínico trío Narrador (también llamado Jack de forma equivocada) – Tyler Durden – Marla Singer que pueda superar a lo que representan sus propios nombres Edward Norton – Brad Pitt – Helena Bonham Carter.

4. Escenas omitidas y giro final: La supresión de escenas es casi nula, todo lo que encontramos en el libro aparecerá en la película, incluso esta última cuenta con una nada despreciable cantidad de citas de la novela, en su mayoría todas memorables y dignas de ser pintadas en alguna pared. Sin embargo hay algo que es completamente diferente: el final. Y aquí resurge el problema de la primicia, yo vi la película primero y me encantó el final, luego que leí el texto el final me dejó completamente insatisfecho, parecía más bien un triste intento por cerrar un círculo de acción que bien pudo quedar como cabo suelto al igual que en la película, la novela finaliza con un triste intento por “ocultar” lo sucedido con el protagonista dejando una especie de pista para los “lectores atentos”, así es, todo entre comillas porque no es necesario estar muy despierto para entender lo que sucede. Por otro lado y de forma totalmente opuesta el final de la película es un poco menos que divino, las última palabras del narrador a Marla Singer, la sugerida explícita realización del plan maestro de Tyler que acarrearía el colapso de la civilización, la canción de The Pixies y el plano maravilloso de la vista panorámica de la devastación.

Creo que he resumido de manera algo torpe, pero no por eso ineficiente, los puntos que me hacen considerar a Fight club como una gran adaptación, tal vez una de las mejores que he visto, a pesar de no conocer mucho sobre estas. Para despedirme les dejo la escena que mencioné antes, el desenlace de la película. En su brillante interpretación Norton dice “You met me at a very strange time in my life.” (Me has conocido en un momento extraño de mi vida).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s