Yo los vi volver…

Por: Fausto Barragán

Han pasado muchos años, y esta banda, por más que se separó en 1995, y recientemente el 2007, sigue ganando admiradores y fieles seguidores cada día. Sus comienzos nos remontan a los inicios de la década 80´s en Argentina, década en la que se respiraba el fin de la dictadura, cuando las propuestas musicales venían del lado post punk, como los “Violadores”, y del lado new wave con “Virus”, por ejemplo. Surge en febrero de 1982 la que sería una de las bandas más populares del rock en español: Soda Stereo. El motivo de este texto es a manera de homenaje a una de mis bandas favoritas en español, la cual, ya algunos años de su separación definitiva, cumple este mes 30 años. Es por eso que haré pública una suerte de anécdota, agradable anécdota (para mí), de cómo no sólo llego a ellos, sino que experimento uno de los mejores conciertos (pienso yo) desarrollados en el Perú.

Corre mediados del 2007, cuando era cachimbo en la universidad. Por noticias, me entero que la banda “Toto” iba a tocar en Lima (una de mis favoritas), en el Vértice del Museo de la Nación, para lo cual, estaba sumamente emocionado. Esta emoción fue tan grande que no paraba de hablar de su próximo arribo, en conversaciones que tenía con amigos y gente en general. No dudé en ningún momento de hacer planes para ir al concierto, convocando a todos de antemano su asistencia.  Escuchaba una y otra vez en las radios sus canciones y veía sus videos constantemente en internet. En definitiva, estaba viviendo toda una fiesta. Y se podría decir que andaba todo bien, hasta que me entero por los mismos amigos, que “Soda Stereo” llegaba a Lima en su gira “Me verás volver” del mismo año. Pensé, “bueno… lástima, ya hicimos planes” (creía en mi mente porque nunca me respondieron con un rotundo No, simplemente con un “puede ser”), así que no me preocupé. Pero lamentablemente las cosas no iban a ser así, ya que todos desertaron de mi plan, y quedaron casi de forma ecuánime el día y la hora en que irían a comprar las entradas para ver a los “dichosos” argentinos. Para serles sincero, no había escuchado a Soda, salvo Persiana americana, pero era casi nada, es más, primero escuchaba a Cerati y susCosas imposibles, antes que a los mismos Soda (sí, es vergonzoso).  Decidí serle indiferente a esa llegada, y a esa banda, rotundamente. No podía entender cómo me dejaban con mis planes de ver a “Toto” por Soda… me repetía a mí mismo… “Soda Stereo”… “¿Soda Stereo?”… pero nunca los escuchaba. Entonces llegó el concierto de Toto; no llegué a entrar. Fue frustrante, la verdad que sí. A partir de ese día, mi rabia con esos argentinos  aumentó tan rápido, que así como vino, se fue.

Días después que salieran a la venta las entradas, me entero que las del primer día, sábado 8, ya se habían agotado… sólo en 3 días (sí, me quedé pasmado). Con eso, una pequeña mueca de alegría (con aires de cacha) se me dibujó en el rostro, pero nuevamente me tendrían que joder, porque casi al instante, habilitan un segundo día, el mítico domingo 9. Es para esa fecha que mis amigos deciden comprarlas, y así, comprar su garante de emoción y tema favorito de conversación. Es que no hay nada como hablar de una banda cuando tienes la entrada para su concierto en tu bolsillo. Bueno, al grano. El tiempo pasaba, cada vez se acortaba más el momento de su llegada y aumentaba la expectativa. Por lo mismo, en muchos medios la difusión del concierto era evidente, en la televisión, pero sobre todo en las radios. Es en una de ellas, la conocida “Ñ”, que logro escuchar echado en mi cama en la oscuridad la canción Prófugos,  y sinceramente, quedé enganchado.

A partir de ese momento escuchaba relativamente la radio, en el fondo, con la intención de escuchar una vez más a Soda; se estaba volviendo adictivo. Pero, olvidaba que en las radios sólo pasaban las canciones más comerciales, canciones que ya no lograban contener esa indescriptible sensación de apetito que me aquejaba. Y es así, que uno de mis amigos me facilita gentilmente un disco de ellos, para lo que se llamó en un futuro mi “curso intensivo de Soda”, con lo que se daría inicio a un proceso de descubrimiento de Soda Stereo, que duraría hasta la actualidad. Seguro creerán extraño o tal vez masoquista de mi parte imbuirme en una banda, a sabiendas que no iba a estar ahí -ya que las entradas se habían agotado-, pero sí, lo hacía, por instinto de manada, no lo sé, es probable, pero lo hacía, sin saber lo que mágicamente iba a pasar. Uno de los afortunados que llegó a comprar su entrada, decide repentinamente venderla por problemas “X”. Era la ocasión perfecta para ir. Digo que fue mágico porque vino rápido, de forma instantánea, fue una agradable sorpresa, y que obviamente no iba dejar pasar. Después de adquirir la entrada, todo se hizo más fácil. Era cuestión de tiempo, y creo luego de la repentina sorpresa, todo tuvo sentido: mis constantes sintonizadas de radio, reproducciones de Cd´s, etc. Todo tuvo sentido.

Un día antes del domingo 9 en la noche, pasé una de las veladas más elocuentes que recuerdo, no pienso mencionar las circunstancias, pero sí decir que fui víctima de una suerte de emociones y sentimientos, que tenían como base la gran noche, “el segundo y último concierto de Soda Stereo en Lima”, y de hecho (nos enteramos ahí mismo, por boca de Cerati) el último concierto de la gira fuera de Argentina. Es curioso, había sentido que los días pasaron muy rápido desde que tuve la entrada en mis manos hasta el día del concierto, pero ese mismo día, en la cola, era todo una eternidad. Y bueno, para qué describirles el resto. Las luces se apagaron a las 9 y 5 p.m, y todo el estadio saltó al ritmo de Juegos de seducción, Tele-ka, Hombre al agua, etc., Fue una noche inolvidable.

Esa fue la historia de cómo alguien que en un comienzo odió a una banda, terminó por no sólo hacerse fan de ella, si no asistiendo a uno de sus últimos (y ahora último) conciertos en Lima, el cual, fue una experiencia inolvidable. No sé con seguridad qué día fue fundada la banda, debido a la información diversa en la web, pero sí sé que fue en Febrero. Así que bueno, por más que tenga en contra todo pronóstico de reunión, por la últimas noticias, me gustaría una vez más verlos volver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s