Las víboras que anidan en nuestros corazones

índiceSi supieras que intento desgraciarte de por vida. Si supieras que mi muerte no solo se llevará a este viejo cuerpo atribulado por los años, sino a todos esos cuervos, serpientes que me rondaron desde que su interés obsceno fue tan descarado que hablaba en vez de ellos. Escribo esta carta para que cumplas una condena, ¿la sorpresa, quizás? Lo único que lamento es no estar para verlo. Son las declaraciones de Luis, protagonista de Nudo de víboras, novela de Francois Mauriac publicada en 1932. Cada párrafo escrito transpira un frío rencor, el peor de todos, aquel que ya tiene forma, lejos de toda rabia pasional efímera. Dicen que es su mejor novela, por ello, lamento que haya sido la primera que leo de él. Es densa, por momentos el narrador se dispersa en digresiones y temas varios, restándole al semblante inicial con el que irrumpe en las primeras líneas. Al margen de todo, considero atractivo el encono contenido en estas páginas, el galopante deseo cual niño de jugarles una broma a los que durante muchos años lo rodearon, y sobre todo, el esfuerzo por mantener en pie una promesa que después de muchos años de haber sido proferida, es obligada a adaptarse a nuevos climas sentimentales, como la verdadera consciencia de morir o en función a qué estuvo girando su existir; reflexionar si de verdad su vida tuvo sentido alguna vez. Hay víboras dentro de todos nosotros, sería muy arrogante siquiera negarlo, de esa manera, aquel que haya sentido el calor de este nido en sus corazones, descenciendo como un péndulo, como un nudo que muchas veces pensó y hablo por uno, creo que disfrutará de esta novela. ¿Que si la recomiendo? Claro que sí.

Anuncios

oraciones y lágrimas

índice

La responsabilidad de mirar fíjamente a los ojos de un futuro cadáver, del cual te sirves para tu beneficio personal, y decirle que todo estará bien. Al comienzo es fácil. Puede que el profesional dentro tuyo hable muy confiado sobre esta “nueva” experiencia. Puede ser que se planifique con sumo detalle, pero también puede que, a pesar de todo, todo se salga de control. Al igual que el confundido delincuente que irrumpe en una casa para robar unos cuantos billetes, termina matando a una familia entera, tan solo por descubrir dentro de sí un enorme vacío, conflicto, caos, en el momento equivocado lamentablemente . Tener que conversar con un sentenciado a muerte, con el simple objetivo de recopilar información, pero descubrir en el intento que no era ningún monstruo tal como todos los consideraban, sino una persona como tú, como yo, como todos los demás. Una vez escuché en una película, no recuerdo en cuál (espero que me ayuden en algún comentario), la siguiente frase: “¿sabes cuál es la diferencia entre tú y un asesino? Tú lo pensaste, él lo hizo.” Hasta dónde pueden llegar nuestros nervios, cordura y razón. Hasta dónde puede ser que nos ayuden o traicionen. Nacemos malos o nos volvemos malos. Tienen mi invitación a pensarlo mientras ven esta recomendable película.

confesionario 1

Sin más palabras que las precisas, intento plasmar lo que significa este video, para mí, ahora, es este instante. Pues sacado de mis actividades laborales diarias, llegué muy fácil escuchando todo tipo de canciones a esta. Y con ella, una rabiosa ola de noltalgia se llevó todo en mi conciencia y pecho. Este sentimiento pesa. Siete años desde aquellos días finales de mi primer año universitario; vísperas de vacaciones; vísperas de navidad; relajo inocente y salvaje. Cuánto daño causa ahora esta canción, pero más que ello, ese concierto, del que gracias a dios pude ser parte, aquella mágica noche. Espero que con el pasar de los años este mismo video sea solo un bello recuerdo de entrañables momentos, y no un recordatorio feroz de que han pasado siete años y sigo ignorando cómo salir de esta prisión.

 

Tras las huellas de Kubrick

images

Al ser su primera película pensé que El beso del asesino (1955) funcionaría anticipadamente como un modelo visto más adelante en su lúdico, imponente y hasta bizarro estilo, con el que sería catalogado como uno de los mejores directores cinematográficos contemporáneos, pero no fue así. Esta película realizada por Stanley Kubrick a sus 25 años, tranquilamente podría pasar desapercibida al no coincidir con sus clásicos cuadros rígidamente organizados y su huella solemne en el desarrollo de la trama. Lo que en todo caso veo destacable al ser una muestra incipiente y entusiasta son sus imágenes panorámicas, la sencillez en su historia y lenguaje, y también el manejo temporal, por el que podríamos asumir que toda la acción se desarrolla en una estación de tren. Más no me atrevo a decir, pues creo que se las arruinaría.  Es una recomendable película por las sorpresas que asumo “sin desearlo” el director nos ofrecerá; al menos para mí. Entonces queda solo que la vean y puedan decir si consideran injusto su olvido en la carrera cinematográfica de Kubrick, o la guardarían al fondo de la videoteca, pensando que nunca nada pasó.

Uno de nosotros!!!

índiceDirigida por Tod Browning en el año 1932, Freaks irrumpe en la escena cinematográfica de forma polémica, plasmado en el rechazo y pronto olvido. Pero como siempre, los años, jueces definitivos al final de todo, le dieron un justo reconocimiento a una película, que aunque sea ubicada erróneamente bajo el género de “terror”, es considerada por la mayoría de cinéfilos como película de “culto”, que rebasa de lejos tales esquemas. No esperen ver escenas escalofriantes, o “típicas” de terror, que no las hallarán, salvo en el última escena, y eso es, hablando de lo que se consideraría como “aterradora”. Les recomiendo que vean esta película con ojos muy humanos, capaces de comprender una forma distinta y bella de convivencia de personas extraordinarias, trabajadoras, ingenuas, y sobre todo, protectoras entre sí, mediante el velo exótico de su naturaleza nómada. Dueñas de una cultura cerrada, aparentemente hostil, pero cálida y hospitalaria con aquellos a quienes decidan invitar. Si nos preguntamos el porqué del nombre de la película, podría decir al menos que no tiene nada que ver con sus aparentes protagonistas. Pero cuidado, que freaks, esos aparentes monstruos quienes esperan ver, vayan camuflados tan familiarmente, que podrían reconocerlos si solo mirasen el espejo; veremos así quiénes son los verdaderos Freaks.