Tras las huellas de Kubrick

images

Al ser su primera película pensé que El beso del asesino (1955) funcionaría anticipadamente como un modelo visto más adelante en su lúdico, imponente y hasta bizarro estilo, con el que sería catalogado como uno de los mejores directores cinematográficos contemporáneos, pero no fue así. Esta película realizada por Stanley Kubrick a sus 25 años, tranquilamente podría pasar desapercibida al no coincidir con sus clásicos cuadros rígidamente organizados y su huella solemne en el desarrollo de la trama. Lo que en todo caso veo destacable al ser una muestra incipiente y entusiasta son sus imágenes panorámicas, la sencillez en su historia y lenguaje, y también el manejo temporal, por el que podríamos asumir que toda la acción se desarrolla en una estación de tren. Más no me atrevo a decir, pues creo que se las arruinaría.  Es una recomendable película por las sorpresas que asumo “sin desearlo” el director nos ofrecerá; al menos para mí. Entonces queda solo que la vean y puedan decir si consideran injusto su olvido en la carrera cinematográfica de Kubrick, o la guardarían al fondo de la videoteca, pensando que nunca nada pasó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s