Una película muy racional

Irrational-Man-poster

Woody Allen nos sorprende pero, esta vez, no por lo genial de sus guiones, planos, temáticas o, en fin, sus loables tributos a los directores de toda su vida (I. Bergman y G. Marx, etc.), sino por jalar excesivamente la atención del público hacia la copia más repetida y explotada del mismo Woody; solo con la sinopsis se puede ejemplificar ello. Un catedrático de filosofía, seducido por la idea del suicidio, se enamora de una de sus alumnas y, a partir de ello, vuelve a recobrar su brío juvenil. De esta manera, termina concretando elucubraciones, con un ímpetu romántico, aunque estas no sean del todo legales. Acompañados de la usual banda sonora, los brotes de comedia no parecen ser suficientes para evitar que la película se sumerja en la niebla de la que sus protagonistas, Joaquín Phoenix y Emma Stone, con su insulso sarcasmo, no pudieron rescatarla
.

Irrational Man (2015)

Woody Allen