Cuando la Bruja de Blair se convirtió en Jason

images-1

Este es otro ejemplo de la irresponsabilidad y falta de imaginación de los cineastas gringos contemporáneos. Es que no pudieron hacerlo mejor, y vaya que se empiezan a esforzar por arruinar los pocos bastiones en la cinematografía de terror que ellos mismos erigieron. Este remake no estuvo a la altura de su predecesora noventera que marcó un antes y un después en el terror documental en primera persona, sino que logró atravesar con facilidad la frontera entre la realidad y la ficción. Sin embargo, esta última destaca por la notoria ausencia de norte, reciclaje de pobres fórmulas del cine de terror actual, y un cúmulo de malas decisiones en la manipulación de la historia original que, si por alguna razón no llegaste a verla, descuida, no te pierdes de nada.

Blair Witch

2016

Anuncios