Day of the Baphomets

Omar-Rodriguez-Lopez

En la tierra de Héctor Lavoe (Bayamón, Puerto Rico), un día como hoy, 1 de septiembre, hace ya cuarenta años, nació un personaje al que le atribuyo el mismo espectro que el anterior. Una ecléctica sombra admirada por muchos y envidiada por otros, que supo estar  en el momento y lugar indicado para posicionarse hasta la fecha como uno de los genios que ha espectorado el mundo contemporáneo. Es el músico, actor, director cinematográfico, productor, y un largo etcétera., (que estoy seguro continuará medrando con el pasar de los años) más valorado por mí: Omar Rodríguez López. Dueño de una voz propia, y consecuente con su personalidad creativa, no diferencia entre las complejas y variadas actividades que componen su obra (música, cine, etc.), pues, para él, forman parte de un todo “mayor”, motivado geneimagesralmente por una inagotable catarsis terapéutica, que me arriesgaría a llamar “su vida”.  Desde los Dead Kenedys, Frida Kahlo, Fela Kuti hasta Fellini y tablas de Quija, el recipiente de influencias de Rodríguez López parece no discriminar al momento de componer; todo le sirve para crear. Perteneció principalmente a las bandas At the Drive-in, The Mars Volta, Bosnian Rainbows, al igual que desarrolló diversos proyectos independientes (tocando instrumentos o frente a la consola de edición). Dirigió, escribió y produjo las películas The Sentimental Engine Slayer y Los Chidos, así como sus propios videos musicales. Asimismo, produjo el disco de bandas como Radio Vago y Juliette and The New Romantiques. Su actual banda es Antemasque, junto a su inseparable alma gemela, Cedric Bixler Zavala. En este nuevo proyecto se aleja de la senda trazada en The Mars Volta (rock progresivo, psicodélico, experimental, etc.), para apostar por una guitarra definida, un claro bajo, y una sólida batería; en resumen, un sonido duro, nada pretencioso.

Lo mejor que podría pasar en su onomástico, a partir de este post, es que se acerquen más al resto de su trabajo, y si no lo conocen, es la ocasión perfecta para que empiecen a hacerlo.

Una próxima Ciudad Rock

689048

Lima, en las próximas semanas, tendrá el honor de recibir a una de las bandas que, si bien no goza de una notoria fama, con su música, se ha encargado alterar considerablemente el rumbo del rock contemporáneo. Me refiero a los clásicos The Wallflowers. La agrupación proveniente de Los Ángeles, liderada por el hijo del mítico Bob Dylan, Jakob Dylan, será la que cerrará, como banda de fondo, el Festival Ciudad Rock a realizarse el sábado 3 de octubre en el Estadio Nacional. La noticia fue revelada hace unos minutos por los principales medios de comunicación, y con ello, queda descubierto el misterio de la banda “sorpresa” que acompañaría al resto de grupos nacionales e internacionales ese día. Definitivamente es una noticia significativa para todo admirador de la buena música, así como una ocasión ideal para que, si no conoces a The Wallflowers, empieces por repasar su discografía; no te vas a arrepentir. La cita está pactada para el sábado 3 de octubre.

 

 

La soledad de Lucille

Hace un par de horas te marchaste dejando en la más extraña orfandad a Lucille. Dicen que fuiste un descargaextraordinario músico, nacido en tierras donde al algodón crecía, al igual que la sombra de tu padre mientras se marchaba para nunca volver. Estuviste en los inicios turbulentos de aquella historia que muchos, sin éxito, intentan imitar. De lo azarosa que fue tu vida, encontraste la manera de ser libre, haciendo lo que sabías hacer mejor, viviendo de lo que sabías vivir mejor: de la música. Por ello, sin pensarlo, por caprichos del destino, las llamas a las que desde niño estuviste acostumbrado, no te sirvieron para hacerla frente a unas que se salieron de control en una de tus presentaciones. Quién pensaría que luego de ese día, estarías de su mano hasta siempre: ese día encontraste a Lucille. Pero una noche, cerraste los ojos para marcharte, sumergido en tus propios recuerdos, en el calor, en el sudor y en dolor de todos estos años, porque en el fondo, lejos de todo éxito fama y reconocimiento, el blues es ello. Ahora, ya no la sientes, pues se la heredaste a Lucille, que apoyada en un rincón de tu habitación, observó cómo tu alma salía presta sin avisar a nadie. ¿Quién tocará a Lucille?

Riley Ben King (B.B. King)

(1925-2015)

Dig!

brian-jonestown-massacre-the-511d56510bd53 Si me preguntan qué es lo más interesante que he visto en los últimos días en internet, podría responder que es el documental que estuve buscando hace mucho: Dig!  Para quienes no estén muy enterados sobre la relevancia de esta noticia para mí, deberían buscar un poco de información sobre un tal Anton Newcombe, miembro líder de una de las bandas que presenta con el pasar de los días más y más seguidores: The Brian Jonestown Massacre. Hace un par de años escribí un texto sobre esa banda en este mismo espacio, sin haber visto aún este documental. Recuerdo haberlo hecho recién hace poco menos de dos años, en la madrugada, en un canal de cable. Por ello, verlo ahora no solo en internet, sino en un soporte más popular como es “youtube”, me parece algo de otro mundo. Si es que te gusta Brian Jones, la música retro sesentera y la decadencia psicodélica, este documental te fascinará. Y si no conoces a este rey de la movida under rockera noventera (sí, sí, en la misma época de Nirvana, Pearl Jam y toda la onda grunge, fluía algo alternativo), sobreviviente intacto de la industria musical, es el momento justo para hacerlo.

Buen día, Miguel

descarga Llego a ti sin saber cómo exactamente. No recuerdo específicamente el momento en el que por primera vez escuché hablar sobre ti, pero haré el esfuerzo. Al rededor  de mis primeros años universitarios, imágenes del viejo “Rinconcito norteño”, plagado de sus religiosos clientes (en los que me incluyo) caminábamos entre sus mesas casi durante todo el día, embriagados de entusiasmo, holgazanería y alcohol. Alimentábamos una estridente rockola con un repertorio considerablemente argentino. Luego de escuchar a Cerati, Calamaro, Fito, Moura y Charly, siempre lograba brillar entre ellas, una canción, que incitaba al chongo, al vacilón, y lentamente, a la reflexión: “Lunes por la madrugada”. Fue la primera canción que recuerdo haber escuchado de él, en su propia voz. Hago esta aclaración por los hits de la banda Los abuelos de la nada: “Así es el calor”, “Mil horas”, entre otras, que no necesariamente tienen a Miguel Abuelo como cantante principal. Luego de ello, empecé a escuchar más a Mike, a revisar su biografía, y muchas cosas que terminaron por darle una dimensión nueva e interesante a la “típica” concepción de Miguel Abuelo que todo en el mundo (incluyéndome en ese momento) manejaba. Pero de toda la información, no fue sino el documental realizado por Eduardo Pinto y Cucho Constantino llamado “Buen día día”, el que más me conmovió. De hecho se los recomiendo, si tienen cierto interés por este genial personaje, fuera de serie, si es que quisieran saber más. Entonces, ¿cuál es la forma en la que se le puede homenajear a un tipo de ese calibre? Escuchando su música, siendo originales en todo lo que hagamos, y aprovechando la vida a cada minuto. Salud , Miguel.

El azote próximo de Lima

Slash

Hace un par de meses me vi en la obligación de escribir sobre un asunto que a mi parecer no debía pasar desapercibido: los conciertos de “Robert Plant”, y también el “Rock and Roll Alls Stars”. En esta oportunidad me tocará hacer una breve crítica hacia la publicidad (floja, dicho sea de paso) del próximo concierto a desarrollarse el 9 de marzo en el anfiteatro del Parque de la Exposición de Lima, del mítico guitarrista Slash: “SLASH. Myles Kennedy and the conspirators”. Es cierto, sí, perteneció a la (más mítica aún) banda de hard rock Guns N´ Roses (fines de los 80 hasta inicios de los 90), y que a ella le debe su apabullante popularidad, pero de eso, ya hace mucho. Así es. Esta crítica se orienta hacia el lado más aguafiestas que todo hincha de Guns pudiera leer. No sé por qué nuevamente la prensa peruana se empeña en hacer propaganda de un concierto de Guns´N Roses más que del propio material de Slash.Es cierto que está en la obligación de tocar sus clásicas canciones como “Sweet child o mine”, ” Nightrain”, “Rocket queen”, etc., para mantener un buen espectáculo y no decepcionar a sus fans, pero solo será menos del 50% del show. Confirmado. Y aunque se le sumen un par de canciones de su otra (genial) banda, Velvet Revolver, la mayoría sigue siendo repertorio del propio Slash. Si una persona viera las propagandas del concierto, pensaría que Slash llega solo para tributear a Guns, y nada más; cosa que no es así.

Otro aspecto nocivo de este tipo de “Reel promocional”, es la posición subestimada que le toca a Myles Kennedy, el cantante que lo acompañará en el concierto. Perteneciente a la brutal banda de hard rock/metal Alter brigde,  Myles Kennedy es un artista con una buena trayectoria en su oficio, y no un simple “don nadie” imitador, como suelen traer algunos músicos. Por favor, que no sea otro “brillante” concierto de Robert Plant. Es decir, no se dejen llevar por la propaganda, y no se engañen como en su momento los pobres fans de Led Zeppelin lo fueron: el concierto fue genial, para los que siguieron a Robert Plant en su actual trayectoria, no para los que esperaban un espectáculo como el de Madison Square Garden (1973); sí, sí, como en su DVD (The Song Remains the Same).

Mi recomendación: a cinco días de tener aquí a Slash, BUSQUEN su setlist, el de ahora, sí, no el de Guns N´Roses de Tokyo del 92 (!maldición!). Dense ese trabajo si de verdad quieren disfrutar de su artista con la música que AHORA viene haciendo. No estén como “giles” perdidos moviendo la cabeza solo por compromiso y despertando cada 10 ó 15 minutos cuando toquen sus “clásicas canciones”. No desperdicien esta oportunidad. Y no solo por no tener a Slash aquí todos los años, sino por su propia música; lo vale.

A continuación algunos señuelos:

Algo de Myles Kennedy (provecho):

Fiction… a cuatro años

Por: Fausto Barragán

 

 

 

images

Han pasado ya cuatro años desde la partida de uno de los músicos más talentosos que ha botado esta generación, mundialmente hablando. Prodigioso joven, empezó a tocar sus primeros instrumentos desde muy chico, labrando quizás sin saberlo un futuro ingente, lleno de flashes, cámaras, luces, pero sobre todo, encontrando los caminos para arrojar esos fantasmas que lo persiguieron en vida. Las breves palabras que haré en esta oportunidad no son más que el humilde tributo que le rindo a un héroe personal, puede que sea demasiado humilde, pero no encuentro manera otra de hacerlo, que a través de la palabra.

James Owen Sullivan, más conocido como The Reverend Tholomew Plague (The Rev), músico multi-instrumentista, compositor, y cantante, miembro recordado de bandas como Suburban legends, Pinkly smooth, y la más conocida en la actualidad, que viene arrasando con el mundo, uno que se rindió ante su infatigable cabalgar de bombos y tambores: Avenged Sevenfold (A7X). The Rev fue su miembro y fundador, teniendo protagonismo en muchas de las composiciones de esta extraordinaria banda ( Critical Acclaim, Almost easy  y Crossroads,  A Little Piece Of Heaven, Brompton Cocktail, y muchas más), el mismo que no se agotaba con el simple empuñar de un bolígrafo ante la hoja en blanco, sino al entonar, casi despojando de las luces a M. Shadows (vocalista principal) con sus agudos, taladrantes como desgarradores, que te hacen pensar, “¿por qué diablos no se abre, y canta en su propia banda?”. La respuesta es: porque ya tiene una asombrosa banda, y cuando quiere cantar en ella, lo hace muy bien.

jamessullivanportOtro punto viene a ser su destreza para los redoblantes. De hecho, ese es el aspecto por el que resalta en la actualidad, siendo reconocido como uno de los 100 mejores bateristas del mundo. Fue capaz de romper de manera imposible la velocidad de una batería de trash metal y hard core, imprimiéndole un sello propio a sus canciones, y por ende, a la banda. No hay manera de que otro intente reemplazarlo, por más que desde el 2011, oficialmente ya se dio. Admirador de Portnoy (Dream Theater), Unrich (Metallica), Lombardo (Slayer), hasta comentó que de alguna forma se sentía influenciado también por el polémico baterista glam de Motley crue, Tommy Lee. Desde la edad de cuatro años tuvo su primer contacto con baquetas y platillos, regalándole años después su padre, su primer juego de batería, con el que ya nadie podría detenerlo.

Lamentablemente el 28 de diciembre del 2009, nadie, salvo él mismo, pudo hacerlo. A la 1 p.m es hallado muerto, a los 28 años de edad, en su habitación. La banda dio un comunicado de su muerte, pidiendo comprensión a los fans y a todas las personas que sintieron algo por Jimmy (The Rev). El diagnóstico arrojado por la autopsia fue el de sobredosis “accidental”, al mezclar varios calmantes, pastillas y etanol (alcohol); a ello, se suma la enfermedad que padecía Jimmy, cardiomegalia, un crecimiento excesivo del corazón, lo que el médico diagnosticó como afección determinante para su muerte. Algunos manifiestan que murió por una sobredosis de drogas (cocaína, heroína, metanfetaminas, etc.), y algunos más osados, afirman que se suicidó. Pero viéndolo bien, si nos ponemos a revisar sus últimas canciones, esa teoría no parecería nada despreciable. En fin, las razones pueden ser muchas, mas no debemos permitirle al morbo gobernar.

Su ausencia es grande, y el legado que deja dará valía de ello. Es probable que muchos no conozcan a James Owen Sullivan, o por las mezquinas palabras que de él escribo esta tarde, lo juzguen como un músico más de una banda mediocre, que murió por imprudencia, o que nunca será como los clásicos dioses del rock. A ellos, les digo que el mundo sigue girando, cada año surgen nuevas bandas que contienen enormes talentos, y es justo celebrarlos cada vez que sea necesario, o despedirlos, si es que aún no hemos aceptado (para los admiradores de su trabajo) su todavía doliente ausencia.

The Rev en uno de sus grandes últimos conciertos

 

Video de la banda en homenaje a The Rev