Tanto para “eso”

MV5BOTE0NWEyNDYtYWI5MC00MWY0LTg1NDctZjAwMjkyMWJiNzk1XkEyXkFqcGdeQXVyNjk5NDA3OTk@._V1_UX182_CR0,0,182,268_AL_

 

Más allá de cualquier apreciación que mi subjetividad pueda impulsar, ofreceré algunos comentarios sobre mi experiencia de ver, primera versión cinematográfica, la película It (2017).

Primer punto:
Es cierto. Cinematográficamente, tiene ganada su pulgar arriba. Me refiero a los planos, a las secuencias, a los juegos de luz, y al esfuerzo por ofrecer la oscuridad , propuesta en el libro en la mayoría de las tomas. Sin embargo, a pesar de no entender a la crítica que ovaciona sus “espectaculares” efectos digitales, considero que fueron pésimos, baratos, claramente falso (seguro algunos “Roger Eber” dirán: “pero es falso, es una película”) y hasta de mal gusto, por ejemplo, en la vomitiva escena de la muerte de Georgie. No obstante, el resto de efectos, sí, merecen reconocimiento, por ejemplo, la escena de la sangre en el baño, así como la respetable interpretación de Pennywise por Bill Skarsgård.

Segundo punto:
El plano de la historia y los guiones (y aquí viene mi desencuentro con la mayoría de entusiastas fanáticos)  estuvieron lejos de ser “geniales”. No sé por qué se aferran en otorgarle el reconocimiento en función a la cantidad de información que transmita de la novela, si un película es otro mundo, otro lenguaje, otra oportunidad, otra propuesta, etc. Es que acaso ¿El curioso caso de Benjamin Button de Fincher se parece al de F. S.Fitzgerald (cuento, por si acaso)? Y peor aún, ¿se atreverían a decir que es mala? Seguro lloraron y todo. No. No es criterio para utilizar Del bando contrario, ¿acaso la película El amor en los tiempos del cólera es buena solo por llevar la mayor cantidad de información? No. Entonces, ese no es criterio. Sobre este film, me pareció, por el contrario, que su afán por “cumplir con los datos” la vuelve como un niño explorador, que tiene todos los galones y condecoraciones pero no sabe explorar, sin norte ni rumbo, que se evidencia en los primeros 40 minutos u hora de la cinta. Por ejemplo, no sabía de qué iba pues le acababan de arrancar el brazo a un niño y en la siguiente escena el opening tipo American Pie, o cuando algunos chicos se niegan a acompañar al Tartaja a buscar a Georgie pretextando que era verano y querían divertirse (¿Qué?) Ahí sí no fue tan fiel, pues, recuerden que ellos tienen miedo (en la novela) por el ambiente macabro de desapariciones de niños, no es que decidan sobre sus vacaciones.

Tercer punto:
La intención de la película fue deliberada y asquerosamente hecha para el público juvenil. Sí, para ese grupito, promo, manchita de barrio, etc., que fue a verla. Ello se notó inmediatamente en dos aspecto. Primero, apelan al scream barato y anticipado, heredado de una vieja fórmula (y ya muy usada) de hacer cine de terror (sí, silencio, cuarto solo, volteas, no hay nadie, vuelves a voltear y buuuuuu; digo, eso lo haría cualquiera que pretenda darte un buen susto). Segundo, los guiones del parlamento, en especial de los niños y, específicamente, del Stranger things que interpretó a Richie Tozier, . Estoy seguro de que muchos, niños, chibolos y jóvenes, si es que llegan a querer leer el libro ( dudo que lo completen porque son más de 1000 páginas), querrán hacerlo por las bromas de penes y vírgenes de Richie .T. y no por Pennywise o, mucho menos, por la maldad del pueblo de Derry. Además, la risa, sí, esa risa de toda la sala, esa risa que lleva a muchos a decir: “es genial, es bonita, es divertida, es buenaza, etc.” Y si les preguntaran por qué, seguro responderían: “por los niños”, ¿y sobre el payaso? “Ah sí, da miedo”. Y si no hubiera estado esa promoción de cole, en la misma función que yo, comentando y riéndose como descosidos, les aseguro que esa risa implícita (o sea, en mi cabeza) hubiera causado el mismo efecto de rechazo y decepción, porque logró su objetivo, ese para la que fue pensada y hecha.

Habiendo leído esto, si no la has visto aún, mírala y diviértete, pásala bien. Sí, lo sé, es de terror, pero qué más ¿No?

Anuncios

La La Lamento esa entrada

descarga

Originalmente había elaborado un texto, en plena proyección en el cine, sobre la nueva entrega del galardonado Damien Chazelle, La La Land (2016); sin embargo, por motivo de las vicisitudes que definen mis últimos días, no pude concretar su publicación. Por ello, en breves palabras, y con la prisa de la ya empezada premiación de los Oscar, las presentaré a continuación. En primer lugar, sentí una película dispersa, que intentaba asirse de todo, incluyendo “tributos” a clásicos del cine y varias tomas de otras películas menos reconocidas por la masa, pero que no concretaba ni definía su intención. En segundo lugar, el casting no me pareció el más atinado, es decir, para mí, Ryan Gosling no canta ni en la ducha, mejor cantó Russell Crowe en Los Miserables, y se les ocurre que aparezca como protagonista de un “musical”, musical que, dicho sea de paso, a media película se le olvidó que era musical, para dejarse llevar por un drama que, lejos de todo pronóstico, volvió a conectarse con el ambiente musical al final. Con ello no estoy descalificando a Gosling como actor, pues no solo en Drive, sino en varios films ha demostrado ser un actor destacado dentro de toda la fauna que se podría llamar su “generación” en estos años. Por último, temáticamente, esa historia pasó como si nada, sosa, inflada, impostada e inverosímil; de repente los apuntes sobre jazz serían lo único que rescate de ella, pero nada más. En conclusión, lejos de la notable Wiplash (2014), desconozco en esta nueva película a ese director que me suspendió de un hilo durante más de una hora pegado a la pantalla, rendido a una propuesta que, en lo personal, no había visto. Ahora, en cambio, me topo con la sorpresa, por muchos de los comentarios que he escuchado sobre la película, de que con este texto estoy despotricando de la mejor película de todos los años. Sí, así de jodido estamos, señores.

 

Cuando la Bruja de Blair se convirtió en Jason

images-1

Este es otro ejemplo de la irresponsabilidad y falta de imaginación de los cineastas gringos contemporáneos. Es que no pudieron hacerlo mejor, y vaya que se empiezan a esforzar por arruinar los pocos bastiones en la cinematografía de terror que ellos mismos erigieron. Este remake no estuvo a la altura de su predecesora noventera que marcó un antes y un después en el terror documental en primera persona, sino que logró atravesar con facilidad la frontera entre la realidad y la ficción. Sin embargo, esta última destaca por la notoria ausencia de norte, reciclaje de pobres fórmulas del cine de terror actual, y un cúmulo de malas decisiones en la manipulación de la historia original que, si por alguna razón no llegaste a verla, descuida, no te pierdes de nada.

Blair Witch

2016

De Cuba con amor

images-1

Sutil y apasionado repaso por la escena musical cubana y norteamericana de mediados del siglo XX. El encuentro azaroso de un pianista y una cantante, ambos sumidos en la vida popular de Cuba, conducirá toda la trama. Asimismo, relata los acontecimientos históricos que no solo definieron el destino de un país, sino que sentenciaron la vida de dos almas que nos recuerda el rostro inmarcesible del amor, a pesar del inexorable paso de los años. Más que seguro el disfrute de esta película; no se arrepentirán.

Chico y Rita

(2010)

Mal día…

Afrontar al mundo día a día probablemente nos resulte un tema agobiante. Las amistades plásticas que estamos forzados a establecer, o en todo caso, mantener, terminan por agotar nuestra paciencia. La actividad diaria, llámese “rutina”, o el proyecto mayor de estabilidad y tranquilidad social llamado “status quo”, nos arroja combustible y esperamos no toparnos con alguna chispa en lo que va del día, aunque en ocasiones quedamos proclives a ello. Por otro lado, podemos ser víctimas de los mismos arrebatos de insatisfacción sin experimentar las mismas “¿causas?”; simplemente por todo lo contrario. La soledad, el ostracismo y el abandono juegan el mismo papel dentro de este esquema, aunque, me atrevería a decir, contienen una carga nociva adicional. De esa manera, si alguna vez sienten el cosquilleo estresante de ser un “ciudadano”, aprovechen en dar un paseo en la soledad de la noche; sin preguntas, sin respuestas, solo contemplen la naturaleza abstrusa de la noche.

Textura Artefacto

689398

 

Justo ayer, mientras iba al trabajo, escuchaba en el carro la canción “La ciudad de la furia” de Soda Stereo. Hace tiempo que no lo hacía. Pero solo bastó que el conductor la dejara sonar completa, para darme cuenta del porqué Soda Stereo seguirá siendo una de mis bandas favoritas. Ese ritmo, esa oscuridad, esa solemnidad de la voz; “me dejarás dormir al amanecer… entre tus piernas”. Escuchar esa parte me transportó de inmediato a mis años universitarios, y hacia algunas cosas más. Y hoy, yendo nuevamente al trabajo, en la mañana, me asaltó un terrible sentimiento sobre la muerte, sobre la mía (quizás), no lo sé; una profunda pena, un extrañamiento de mí mismo; indescriptible. Pero ahora es que lo entiendo. Mientras almorzaba, recibí un mensaje en el cual se me avisó esta extraña noticia: “Cerati murió”. No supe cómo tomarlo. Sé que nunca lo conocí, además, soy consciente de mi rotunda oposición contra los que lloran a los artistas de forma dramática, sin haberlos conocido personalmente, pero creo que esta vez, me tocará morderme la lengua. Cambiarán mis madrugadas con Bocada, Amor amarillo, Río Babel, Perdonar es divino, Luna roja, En remolinos. Cambiará. Con esta pérdida, estos días quedarán empañados por una indescriptible pena, silenciosa, oscura, personal. Es más que un artista, es más que un poster, es más que unas frases que seguro inundarán el facebook en estos días, es más que la promesa, aquella que nos hizo a todos nosotros, en la que creía, !carajo, sí que la creía! que decía “me verás volver…” pues, señores, yo esperaba, en lo más profundo de mí, verlo volver. Probablemente fue lo mejor dentro de toda esta agonía que resultó ser su dramática desaparición de los escenarios. Probablemente. Tu oscuridad me guió, gracias por eso. No solo por estar a mi lado todos estos años, sino por todo lo demás.

 

TEXTURA  ARTEFACTO

 

La crisis de la old escul

images

Seré honesto, este post, debí hacerlo hace mucho; es probable que se remonte a la creación del mismo blog.

Empecemos con la siguiente pregunta: ¿cuál es mi película de ganster favorita? Partiendo de ello, un gran número de valiosos ejemplares me asaltaron, disputándose el primer lugar. Títulos tan buenos que considero una terrible falta de respeto dejarlos de lado. Pero, qué puedo hacer, es así. La película que me tocó elegir como la mejor, repito, para mi gusto, fue Carlito´s way (1993) de Brian De Palma. No me gusta el título en español, Atrapado por su pasado, porque considero que boicotea el espectro de la trama. En cambio Carlito´s way, el estilo de Carlito, la manera de Carlito, o por último, el camino de Carlito, !Vaya! Es otra cosa. Me gustó esta película por varias razones. En breve, intentaré precisarlas.

Carlito´s way me destruye desde el arranque, porque maneja de forma  lúcida el enfrentamiento entre el pasado y el presente. Un tipo (Carlito Brigante), antiguo ganster, sale de prisión luego de cinco años, buscando sus despojos para tomar una nueva vida. No pretendo contarles la película, pero, vamos, saben que eso, viniendo de un ganster, es casi imposible. Este pasado lo mantiene atado a una idea sólida de la calle (pre-encarcelamiento), que contrasta una vez libre, con ese nuevo barrio, que por más que sea el mismo, le resulta nuevo, a medida transite por él. Ese pasado, es el primer punto a favor, pues, el hecho de que condicione sus actos y alimente su ética en función a solo un recuerdo de aquellos “buenos años” , y que en un determinado punto estos, le jueguen una mala pasada, me parece algo conmovedor; la crisis de “la vieja escuela”.  Otro punto  destacable, y aquí sí debo ser enfático, son los recursos cinematográficos, que junto con los guiones (sólidas frases bien hechas), me terminan por volar la cabeza; un ejemplo de ello pueden verlo en la escena donde la cámara gira alrededor de la mesa en la que están sentados Carlito y algunos amigos; el clima, la cámara, los diálogos, y Al pacino, es sencillamente… !brutal! Está demás decir que los actores que componen esta película le dan otro peso: Al pacino, Sean Penn, John Leguizamo, Viggo Mortensen, y actuaciones especiales como la de Ruben Blades, hasta el mismo Jorge (gordo) Porcel. Pero, aquí sí viene el aporte, y el porqué de mi descarte de excelentes películas, lo repito, EXCELENTES, como Goodfeellas y la trilogía de The godfather, y ello se debe, simplemente, a el final. Y no quiero quedar como el típico discriminador de partes (me gusta el inicio, el nudo, solo el final), no. Lo que quiero es recalcar el final como un justo desenlace a toda la agonía sufrida por Carlito. A parte, sin intención de spoilear a nadie (si no lo quieres, deja de leer), el final, para aquellos quienes nos hemos amanecido en un bar, cantina y afines, leer los últimos parlamentos de Carlito en la camilla (sospechosamente como empieza la cinta), al margen de ser una experiencia casi poética, el efecto, es devastador.

Ese es el plus que me hace preferir esta película de las demás. Otro punto, pero esto obedece más al grado “paja mental”, que a cualquier punto críticamente objetivo, es que considero a Carlito´s way una secuela de Scarface. No solo porque ambas pertenezcan al mismo director, tampoco porque ambas presenten como protagonista a Al Pacino, sino porque la primera, nos cuenta la historia de un mafioso retirado que quiere cambiar su vida, y ésta última, sería una buena muestra de la que fue; sí, sí, sé que Tony Montana muere, y es imposible mi idea, pero me gusta pensarlo. De esta manera, si no has visto aún esta película, qué esperas, serán los mejores minutos desperdiciados de tu vida.