ADIÓS, INDIO GASPARINO

Por: Fausto Barragán.

Nunca es tarde para despedir a un maestro. Aunque hayan pasado algunos días, decidimos rendirle un sentido homenaje al que en vida fue Rodolfo Enrique Facundo Cabral, fallecido repentinamente en un absurdo pero trágico accidente el 9 de julio en la madrugada, al ser interceptado por unos sicarios, en el interior del auto en el que viajaba, en Guatemala.

Aquí, una de las citas que considero más elocuente, arrancada de la bella canción Vuela bajo, compuesta en los primeros días el desaparecido Facundo Cabral:

“No crezca mi niño,
                                   No crezca jamás,
                              Los grandes al mundo,
                                 Le hacen mucho mal.”
                                              

 Este cantautor argentino, tuvo un pasado tumultuoso y montaraz, pero a la vez, rico en experiencias, las cuales le permitirían volver a nacer luego de conocer y sufrir a las personas y situaciones indicadas. Compartió escenario con figuras como Alberto Cortez, Pedro Vargas, Julio Iglesias, entre otros. Y deja una huella indeleble en la música latinoamericana; un espacio que será difícil de llenar.