Resistencia a la arqueología del espectáculo: ¿Led Zeppelin o Robert Plant?

Por Fausto Barragán

Lo que se nos vende

Sentado en mi escritorio, escuchando un poco de “Kashmir”, decido por fin escribir este pequeño texto, que de alguna manera condensa la (nuevamente) desilusión que siento por la difusión de los medios de comunicación, más que nada, de los spots publicitarios, surgidos a raíz de la extraordinaria noticia que nos dejó con la boca abierta a todos los admiradores de la buena música, no sólo a aquellos curtidos conocedores, sino también al más neófito aventurero dentro de los terrenos del rock: la llega a Lima de la leyenda viviente, Robert Plant.

No voy a negar, que después de la llegada de Paul McCartney el 2011, este, es el segundo arribo más esperado que registra nuestra joven historia de espectáculos musicales internacionales en Lima. Claro, para muchos admiradores de Led Zeppelin, la comparación con el Macca es inadmisible, por el mismo género musical, la tendencia de la banda, la apariencia con la que se vendían al público, etc. Pero, en cierto sentido comparten cosas en común, grandes facultades vocales, destreza en el escenario, vida llena de mitos y oscuras historias. Grandes músicos definitivamente que fueron… ¿fueron? o ¿Son? Qué podríamos decir de ambas leyendas vivientes hoy por hoy. Sin pretender restarle mérito a su trayectoria, ni siquiera cuestionarla, me permito sí hacerme la pregunta de ¿es justo que se cree la misma expectativa por Robert Plant que por bandas, como por ejemplo, la de Paul McCartney? ¿Sinceramente podemos considerar que ambos espectáculos coincidirán con lo que el público peruano desea escuchar? Yo creo que no. Pues existen diversos factores que vuelven todo el repertorio y espectro con el que está llegando el intérprete de “Black dog” y “Rock n roll”, como algo único dentro de los conciertos precedentes en nuestra capital. En estas siguientes líneas descargaré algunas ideas que pretendan centrar y tomar con agua fría la  pronta llegada del mítico Robert Plant.

Todo empieza desde que, hace algunas semanas, estando en mi habitación, en la mañana, me tomó por sorpresa la publicación en la radio (doble nueve, obviamente), que el cantante de la titánica banda Led Zeppelin, Robert Plant, vendría a nuestra capital. Inicialmente pensé que era una broma. Después reparé en la fuente, y nunca he escuchado en esta radio que se hiciesen bromas de tamaño calibre. Entonces un entusiasmo me embargó inicialmente, no lo voy negar. Hasta que, de forma rápida, sucediéndole a la noticia, una pista, una rara canción que acompañó al instante el titular, que me hizo pensar… “¿qué tiene que ver eso que estoy oyendo con Led Zeppelin?” Y fue en ese momento que recordé algo vital, y creo, fundamental tener en cuenta para toda persona que vaya a disfrutar de este espectáculo: Robert Plant no es, ni será (al menos solo) Led Zeppelin. La canción que acompañaba la noticia, era una versión de “Black dog” que Robert Plant suele tocar en sus conciertos hace algunos años. Siendo así, que en un primer momento, Radio Doble nueve fue honesta en la difusión de la noticia, algo extraña no lo voy a negar, pero honesta al fin y al cabo. Cosa que no podemos decir ahora de la misma.

Es probable que se pregunten cuál es el problema de pasar en los spots o videos promocionales del concierto las mejores canciones de la banda, interpretadas en su mejor época por sus miembros, o los temas clásicos en sus versiones originales, o cualquier muestra de lo que “fue” el cantante en cuestión. Nada. Si lo vemos de esa forma. Nada. Por ejemplo qué pasa con las bandas como Aerosmith, Kiss, Guns N roses, Iron Maiden, Deep purple, Ozzy Osbourne, entre otras. Por qué cuando llegaron estas agrupaciones sí se les puso como videos promocionales sus antiguos hits, y estuvo bien. Por la sencilla razón de que todas esas, eran las canciones que las bandas precisamente iban y debían tocar. Nada más que eso. Por eso que no hubo problemas, y es más, era un deber por parte de los organizadores crear la euforia de los conciertos con sus respectivas canciones. El caso de Plant es más complicado, ya que el público se enfrentará a una vieja figura del rock, la cual no se siente comprometida de tocar el repertorio que popularizó a su banda a finales de los años 60´s, claro está, en su forma “original”.

Para facilitar las cosas, el público debería diferenciar que la llegada de Robert Plant no significa la llegada de Led Zeppelin. Otra sería la historia claro está, si en vez de que viniera solo Plant, llegaran de gira Plant y Page. Tal es el caso que no estaría ni siquiera pensando en escribir este texto. Eso es otra cosa porque la presencia de Page, garantiza (se puede confirmar por videos) que el concierto sería exclusivamente una retrospección de la trayectoria de la banda. Pero, lamento desilusionarlos, no será así. Por ejemplo, mentando nuevamente a  Paul McCartney, su difusión coincidía con el repertorio que tocó no solo aquí, sino el todos los países del mundo desde la separación de los “cuatro de Liverpool” a inicios de los años 70´s. De esa manera se gana la vida. Pero Plant, a diferencia de él, no. Robert Plant es un artista sumamente atractivo, que siempre tiene algo que ofrecer, nunca estático, cambiando, buscando nuevas formas, asideros musicales que le sirvan para desarrollar su genio, violente y explore las culturas que se le pongan en medio. Como sabemos ya, Plant es un trotamundo, un viajero, que no cree en “Great hits”, salvo si la circunstancia lo amerita (reuniones de Led Zeppelin) pero ella, no estará la noche del 9 de noviembre, cuando pise el escenario en suelo limeño.

De esta manera, imprimo mi inconformidad para con los medios de prensa y difusión en general, creando falsas esperanzas al público; que lo único que logran es moldear una figura de barro, algo curioso que presumo si no se toman las provisiones del caso, puedan lamentar con su disconformidad. No pretendo con este texto arremeter contra Plant, pues lo considero un genio, y lo respeto musicalmente; tampoco pretendo restarle mérito a su trayectoria como solista, pues cualquier fan de Plant tranquilamente puede leer este texto y descargar su sincera indignación contra mí, ya que no soy seguidor de tal trayectoria, y mis palabras podrían herir susceptibilidades. Simplemente tomen este texto como la indignación de un fan de Led Zeppelin, que no está de acuerdo en restarle mérito a la (demás está decirlo) respetable trayectoria solista de uno de sus miembros, con falsas imposiciones de una figura que se perdió ya hace mucho, de un anacrónico ícono sexual, con el cual solo pueden encontrar consuelo en sus casas, con videos de sus gloriosos conciertos. Entonces, para los que piensas pasar una mágica noche con Robert Plant ese de octubre, no está demás darle una mirada a sus actuales conciertos. Nunca está demás conocer lo que realmente se consumirá.

Lo que será

EL CLUB DE LOS 27… HOY?

Por: Fausto Barragán
Es curioso escribir sobre muertes, o hechos funestos en general, de cualquiera que sea su calibre. Pero en lo personal, es reconfortante hacerlo de una figura que trascendió en la vida de uno. Es en este caso, que me complace escribir sobre dos de mis héores de la música, y que hasta ahora en el blog no he podido hacerlo. Estos dos, son los norteamericanos James Douglas Morrison y Lewis Brian Jones, y por si no lo sabían, un día como hoy, un 3 de julio, ambos parten de este mundo, y curiosamente, ambos envueltos en un halo de inquietudes y misterio.
Brian Jones, fue el líder fundador y máxima voz (inicialmente) de los Rolling Stones, formados en 1962. Así es, esta mítica banda que hoy cumple 50 años, tuvo su origen, como todas, pero que es producto hoy en día de una serie de controversias con respecto a su fundador. Antes que la banda tome la batuta del clásico matrimonio del rock (Jagger y Richards), la tomó Jones, y de qué manera lo hizo. Su huella no sólo está en la cantidad de mujeres con las que se metió (y de hecho, antes de ser Stoned, fue perseguido por los padres o novios de las muchachas a las que cortejaba), los abusos de alcohol y drogas, y sobre todo,  a su excéntrica personalidad. Fue el rostro en la parte inicial de la banda, y por lo tanto, el encargado de brindar entrevistas y demás. La popularidad del grupo creció a medida componían temas sexuales y desafiantes de la sociedad conservadora de su época, llenando un vacío que la estela de los Beatles no pudo llenar. Hasta fueron considerados en su tiempo como la contraparte “mala” de los 4 de Liverpool. Pero nada podría durar tanto. Su máximo aporte a la música de los Stone se puede apreciar en discos como Aftermath y Between the Buttons. Demás está decir la influencia interna y la demanda que ejercían unos incipientes, tímidos, pero hambrientos Keith y Mick, con respecto al liderazgo del grupo. Y para colmo de males, esto, coincidía con un decaimiento anímico y participativo públicamente de Jones. Se mostraba más ensimismado y despreocupado por la necesidad de figurar con la banda, preocupándose por caprichos, vanidades, y un sin fin de cosas que astutamente los Stones aprovecharon utilizándolo contra él. Quiero decir que efectivamente Jones fue expulsado con pretextos absurdos de la banda, de la banda que él creó,  llegándose a confinar a su mansión. Y bueno, una vez solo, accidental y extrañamente, tras la contratación de un fontanero para su casa, fue hallado muerto en su piscina a la mañana siguiente. Murió a los 27 años; hoy cumple 43 años de fallecido.

Jim Morrison, uno de los personajes más controversiales y famosos, recordado por todos los tiempos como uno de las caras de rock de los 60´s. Considerado también un sex symbol, siendo eso para él una de sus principales piedras en el zapato. Líder de la emblemática banda The Doors formada en L.A en 1967. Dueños de su época, y a la vez víctimas de la misma. Gozaron de mucha fama y tuvieron numerosos problemas con la policía, y ni qué hablar del exceso de alcohol y drogas; fueron unos auténticos rock stars. Pero al margen de esto, su música fue ese milagro que logró calar en su época y trascender hasta la nuestra. Es lo que se logra cuando una banda produce canciones con alma y autenticidad. Si bien su música proyecta reminiscencia en el blues y el jazz, es considerada auténtica por la forma cómo la interpretan; es la personalidad inconfundible de su sonido lo que hace que identifiquemos instantáneamente cualquiera de sus riffs. Fueron así, unos revolucionarios, una estrella fugaz, comparada con pocas bandas sucesoras, que tras intentos por parte de sus miembros (salvo Jim) por establecerse y encaminarse en el negocio musical, la desgracia, esa marca trágica pero sentenciosa, se encargaría de silenciar a su portador, acabando con el Jim Morrison mortal, y erigiendo la figura de Jimbo, el dios. Fue encontrado muerto en su habitación de hotel en el barrio Marais, de París, aparentemente por problemas cardiacos, producto del consumo de alcohol y drogas la noche anterior. Muere a los 27 años; el día de hoy cumple 41 años de fallecido.

EL NACIMIENTO DEL NUEVO VILLANO

Por: Fausto Barragán

Marilyn  Manson nos sorprende con su nueva producción discográfica, titulada Born Villain (2012), publicado el 1 de Mayo. Después de varios meses de espera, a partir del lanzamiento de un video promocional (homónimo) en el 2011, irrumpe en la escena musical para dejar en claro que sigue aquí, y mejor que nunca. Es que lleva, después del Antichrist superstar (1996), una serie de intentos por mantener su nivel musical y por ende, su fama, la cual se vio seriamente afectada por las insípidas y absurdas composiciones que sucedieron a aquel éxito comercial, como por ejemplo, el que fue su último disco  The High End of Low  (2009).

Born Villain no sólo presenta un gran despliegue técnico, cuenta también con el primer sello discográfico de Marilyn Manson “Hell”  y su reciente disquera “Cooking Vinyl Records”. Si bien, las salidas de dos miembros clásicos de la banda como Ginger Fish (batería) y Madonna Wayne Gacy (teclados), para este álbum, contarán con el regreso esperado por muchos del bajista Twiggy Ramirez, compositor y buen amigo de Manson. Quizás por eso, este nuevo material aparece con más fuerza, en las guitarras y sintetizadores, participaciones de artistas invitados, imágenes impactantes, recursos obscenos, sexuales y controversiales. En definitiva, con la fórmula perfecta que hizo despegar a ese monstruo gigantesco a mediados de los 90´s, y que según Manson, afirmando la vuelta a sus raíces, “será el álbum conceptual más grandioso de todos”.

 Born Villain (2012)

1-Hey, Cruel World…

2-No Reflection

3-Pistol Whipped

4-Overneath the Path of Misery

5-Slo-Mo-Tion

6-The Gardener

7-The Flowers of Evil

8-Children of Cain

9-Disengaged

10-Lay Down Your Goddamn Arms

11-Murderers Are Getting Prettier Every Day

12-Born Villain

13-Breaking the Same Old Ground

14-You’re So Vain (featuring Johnny Deep)

El último vuelo de Lynyrd Skynyrd

Por: Fausto Barragán

Eran un grupo de jóvenes músicos, que vivieron como muchas de las bandas setenteras suele hacerlo, de una forma no necesariamente moderada, pero siempre, de su música. Cuántos fueron los lugares que recorrieron, cuántas millas, no sólo por EE.UU., si no por el resto del mundo. La verdad, unos duros y auténticos representantes del rock sureño estadounidense, con espontáneos chispazos de hard rock, desarrollado dentro un relativo manejo del blues -ritmo que predominó en su época. Se hicieron de una popularidad abrumadora (de siniestras dimensiones) a medida visitaban festivales en los que buscaban hacerse de un nombre. Pero lamentablemente, el destino les jugaría una mala pasada.

Si me pongo a relatar lo poco que sé sobre su vida, presumo que los aburriría más de lo que (creo) ya lo estoy haciendo. Así que… Qué me lleva a escribir hoy, 20 de octubre, sobre una banda que seguramente muchos de los que lean este post no han escuchado, aparte de motivarlos a que lo hagan, es compartir una fecha que considero especial, y cabe decir, triste para esta banda. Un día como hoy, en 1977, la agrupación sureña sufre un accidente aéreo mientras piloteaban su avioneta. De ello, cuatro muertos, dramáticamente dos, los pilares de la banda. El cantante Ronnie Van Zant, y el guitarrista Steve Gaines, sin menospreciar a las dos vidas que también los acompañaron (la corista Cassie Gaines –hermana de Steve- y el mánager  Dan Kilpatric), fueron los que pagaron las enigmáticas condiciones en las que se dio el vuelo, quién sabe qué fuerzas conspiraron para eso, quién sabe cómo se puede cortar tan drásticamente el intimidante ascenso de algo, que se avizoraba enorme.

No todo podía ser felicidad en la vida de Lynyrd Skynyrd, no todo podía ser diversión, no todo podía ser libre entretenimiento, dictaban los diarios locales de su tiempo. Una muy querida y admirada banda, que me atrevo decir que no sólo estará en los corazones de los miembros de Alabama, sino de todos aquellos que encontraron un poco de paz, y sintieron un cálido baño de sol en el rostro con sólo escuchar sus canciones. Eso al menos es lo que deja par mí Lynyrd Skynyrd, junto con su actitud relajada y su –por mas que me pese decirlo- mensaje positivo en cada presentación. Lynyrd Skynyrd estará presente en cada mp3, en cada reprocudtor de Cd, -y con suerte- en cada tornamesa, siempre que se toquen sus eternas Sweet home Alabama y Free bird. ¿Paradójico no? Quién fuera adivino y les dijera que ese vuelo sería el último que haría el “ave libre”, que ya no desplegaría jamás sus alas, que no bastarían los intentos del hermano menor del fallecido Ronnie por juntar a la banda y retomar su legado, que se apagaría para siempre esa estrella que cabalgaba sobre ellos.

Es por eso que me alegra al menos desde esta humilde trinchera, estar presente con textos, videos o cualquier tipo de representación que los refresque en nuestra memoria, y si nunca estuvieron en ella, que al menos conozcan que existieron un grupo de músicos errantes que compartieron un estilo peculiar de hacer rock, sin abandonar sus raíces, que siempre le dieron prioridad, por eso genera esa sensibilidad, sea en el grupo que sea (Guns n roses, Green day, Foo Fighters, Kid rock, etc.) sino preguntémosle a Neil Young, cuál fue la respuesta del grupo tras escuchar suAlabama